jueves, 3 de julio de 2008

Salvador Allende a cien años de su nacimiento

En su último discurso, ya con el golpe de Estado encima, y mientras los aviones sobrevolaban el Palacio de la Moneda en Chile, Salvador Allende mencionó que “los procesos sociales no se detienen ni con el crimen, ni con la fuerza” y con esta frase no sólo recupera la dignidad de los subsecuentes movimientos políticos, sociales y armados que lucharon y luchan férreamente por el establecimiento de como él decía, una sociedad mejor, sino que parece alcanza a ver el pésimo futuro inaugurado por el golpe de estado de Augusto Pinochet en su país, y el principio de las dictaduras latinoamericanas.

Salvador Allende nacido el 26 de junio de 1908 en Valparaíso, Chile, estudió medicina en la Universidad de ese país, su profesión la conjunta con la labor política, publica varios libros con el tema de salud pública y ejerce cargos en el gobierno como ministro de salud de 1939 al 40.
Sus actividades políticas las comienza en la universidad, desde su posición como Vicepresidente de la Federación de Estudiantes de Chile, se opone a la dictadura de Carlos Ibáñez del Campo, lo que le lleva a la cárcel en 1930.

Para en el año de 1938 es cofundador del Partido Socialista de Chile, y en el 45 resulta electo senador, con esto comienza a perfilar sus aspiraciones presidenciales que materializa en cuatro ocasiones (1952, 1958, 1964 y 1970), sólo en la última logrando un resultado favorable. Fue en su cuarta candidatura presidencial del año 1970 apoyada por La Unidad Popular
[1] y Acción Popular independiente, que Salvador Allende se convierte en el primer presidente socialista elegido por la vía democrática.
Esto genera reacciones varias a lo largo del continente y el mundo, en los Estados Unidos el presidente Nixon pone especial atención en este nuevo brote de socialismo en la región, años antes (1964) había intentado prevenir este suceso inyectando la mayor cantidad de recursos económicos registrados hasta esa fecha en la candidatura de un latinoamericano, el vencedor fue el democratacristiano Eduardo Frei Montalva, que vence a Allende por estrecho margen.

Una vez en la presidencia de Chile, Allende comienza a realizar maniobras que los interese privados nacionales y extranjeros no ven con buenos ojos, el 11 de julio de 1971 proclama la ley de nacionalización del cobre, y el congreso la aprueba por unanimidad.

Es a partir de 1972 que las grandes empresas comienzan a conspirar en su contra, e intentan golpearlo por medio de ocultamiento y desabastecimiento de alimentos, lo que provoca que la gente salga a las calles.
El 10 de octubre en respuesta a estos ataques de los empresarios nacionales y capitales extranjeros crea Transportes Nacionales, lo que provoca un paro de los transportistas concesionarios, que contribuían al desabastecimiento y por ende carestía de los alimentos.

En la cúpula del ejército Chileno comienza a gestarse la idea del golpe de Estado, y su primera manifestación concreta sucedió el 29 de junio de 1973 con el llamado “tancazo”, que fue una maniobra militar que sacó los tanques del cuartel en dirección al Palacio de la Moneda, sin embargo la maniobra fue frustrada principalmente por el Ministro de Defensa, Comandante Carlos Prats, cercano a Allende, a quien tuvieron que remover en agosto de ese mismo año para dejar el paso libre a Pinochet y al golpe de Estado.

La situación se volvió apremiante para los conspiradores cuando constataron el aumento de votos obtenida por la coalición de Allende en las elecciones intermedias de 1973, donde pasaron de un 35% a un 44% en la elección de representantes en las cámaras.
Ante el descontento de una parte de la población por el posible establecimiento de una república socialista y los diversos disturbios que el solo rumor había provocado, Salvador Allende decide que hará una consulta popular al pueblo para hacer o no el cambio político de la nación por la vía pacífica. El referéndum se propone para el día 10 de septiembre de 1973, sin embargo Augusto Pinochet, que ya había pactado junto con otros altos mando militares el golpe de Estado lo persuade que postergue la consulta sólo un día más.

El 11 de septiembre de 1973, las maniobras del golpe de Estado comenzaron a las seis de la mañana con la movilización de tanques hacía el Palacio de la Moneda, también hubo traslado de marinos desde Valparaíso.
A eso de las ocho de la mañana Allende hizo su arribo al Palacio de la Moneda, en todas las estaciones de radio se escuchaba el himno nacional tras un mensaje apoyado por el Almirante José Toribio Merino Castro, por Gustavo Leigh Guzmán Comandante en jefe de la Fuerza Aérea, por César Mendoza Durán Director General de Carabineros y firmado Augusto Pinochet, que exigía la inmediata renuncia de Allende y la entrega del poder presidencial a la junta militar.

A las once la mañana los aviones bombardearon el Palacio de la Moneda, Allende decidió quedarse a pagar con su vida la lealtad del pueblo, armado con el rifle que le había regalado Fidel Castro se encerró en su oficina, algunas versiones dicen que decidió suicidarse para no caer preso y otras dicen que murió por fuego enemigo.
A cien años del nacimiento de Allende.

¡Viva Chile, viva el pueblo, vivan los trabajadores![2]


[1] Coalición política integrada por comunistas, socialistas y radicales, creada en 1969.
[2] Últimas palabras de Salvador Allende

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario