lunes, 12 de octubre de 2009

DECRETO por el que se extingue el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro I

Para leer el decreto íntegro, aparecido el domingo 11 de octubre, referirse a www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5114004&fecha=11/10/2009

Contemplando que el sábado por la tarde la selección mexicana de futbol jugaba en el estadio azteca y muy probablemente lograría su clasificación al mundial de la FIFA, desatando euforias masivas y patriotismos lumpenes, el gobierno de Calderón, a través de la secretaría de gobernación publicó el día siguiente un decreto por el cual extingió el organismo descentralizado Luz y Fuerza del Centro.


Esa medida fue sorpresiva y excedía cualquier pronóstico, cuando menos a corto plazo.
Apenas el viernes 9 de octubre, dos días antes de la publicación del decreto mencionado, según cifras del periódico La Jornada, 45 mil sindicalizados, activos y jubilados, marcharon rumbo a Los Pinos. En esa marcha se encontraba también Martín Esparza Flores, secretario general electo del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), quien se reunió, junto con una comitiva, con el secretario particular del presidente usurpador Calderón, Luis Felipe Bravo Mena.

Según declararon posteriormente Esparza Flores y Humberto Montes de Oca, secretario del interior del SME, en la sede de gobierno federal entregaron por escrito sus inconformidades, entre ellas que no aceptarían ningún despido ni que el secretario federal del trabajo Javier Lozano Alarcón interfiriera en la contienda electoral sindical, que se suspendieran los proyectos de concesión de la red de fibra óptica a empresarios privados "amigos del Presidente" -tema en el que ahondaremos posteriormente-, que Luz y Fuerza del Centro terminara con el subejercicio presupuestal y que cesara la campaña de desprestigio contra el SME y sus dirigentes. También se exigió la liberación de las cuotas sindicales y el descongelamiento de cuentas bancarias, retenidas por órdenes del director de la extinta Luz y Fuerza del Centro, Jorge Gutiérrez Vera.

A pesar de la relevancia que tenían tales demandas, cabe señalar un punto más importante en esta cuyuntura y tal es que en la marcha sindical de ese día también se acordó iniciar una etapa de resistencia legal y pacífica hasta que se otorgara la toma de nota a la dirigencia y se liberaran los fondos sindicales. Este tema adquiere mayor relevancia si se quisieran buscar motivos para el cese de la paraestatal en la rijosidad del sindicato o su presión "desmedida" al gobierno.


Otro asunto de enorme importancia, manipulado sobre todo por los medios masivos de comunicación y que ha permeado especialmente en gran parte de la sociedad, es el de la intransigencia y corrupción del SME, además del pésimo servicio que ofrecía y su falta de compromiso con la mejora y modernización de Luz y Fuerza del Centro.

Es el caso que en el decreto que extinguió el organismo descentralizado no hay una sola mención al SME ni a su supuesta intransigencia e incompetencia laboral (salvo en la parte que se refiere a la liquidación de los trabajadores electricistas).


***

Así pues, la medida que se comenta es excesiva si se busca su justificación en el conflicto sindical que surgió a raíz de las elecciones en el seno del SME para renovar 13 carteras, incluida la secretaría general, el 16 de junio de este año.

Los resultados de dichas elecciones se dieron a conocer el 2 de julio y encontraban triunfador a Martín Esparza sobre Alejandro Muñoz "por una minúscula diferencia de 352 votos" de un total de 55 mil 520 sufragios. Alejandro Muñoz interpuso ante la Secretaria del Trabajo, el 8 de julio, una demanda por fraude electoral a través de coerción del voto y exceso de boletas con respecto del número de afiliados, entre otras modalidades fraudulentas.

A partir de estas inconformidades y arguyendo además inconsistencias en la documentación entregada por Martín Esparza para acreditar su triunfo, el 5 de octubre, el secretario del trabajo Javier Alarcón negó la entrega de toma de nota como secretario general del SME a Esparza. El resultado de esta negativa federal son las diversas marchas de las últimas semanas.


Posteriormente, el viernes 9 de octubre, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó mayoritariamente –con votos en contra sólo del PAN y de Nueva Alianza– exigir al secretario Lozano Alarcón, "entregar de manera inmediata" la toma de nota a la dirigencia del SME, encabezada por Martín Esparza, y a la Junta de Conciliación y Arbitraje "resolver a la brevedad" la validez de los comicios efectuados entre junio y julio de este año en dicho sindicato.


En el pleno de ese día, el diputado Porfirio Muñoz Ledo alertó que Lozano Alarcón pretendía "negar la toma de nota y congelar los fondos sindicales", con la intención de "que el sindicato pierda la paciencia, se vaya a la huelga y requisar la empresa como antecedente para la privatización".

Sin embargo, antes de que cualquier cosa ocurriera, Felipe Calderón ordenó el cese de Luz y Fuerza del Centro.

2 comentarios:

  1. Anónimo4:58 p. m.

    Buena por estos "posts" Larv. Definitivamente, para mi, se trata de informarse (debatir), salir y apoyar, no a un líder sindical, sino a la posibilidad de constitución de un territorio para la organización y activación política de agentes, al menos, contrarios a la derecha, y en última instancia, anticapitalistas. Y claro está se trata también de defender el menor de los males del mediano plazo: políticas neoliberales o políticas estatistas, porque el conformismo con la sociedad global actual no va a desaparecer por una coyuntura.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario. Espero que no seas el mismo anónimo del comentario sobre el texto Las elecciones. Así como espero también que no hayas entendido que yo quise defender a un líder sindical, sólo quise tratar el tema porque es el que mayormente se esgrime por los medios para apoyar la medida de extinción de LyFC.
    Evidentemente yo tampoco pienso nada sobre la desaparición del conformismo de nadie por una coyuntura (lo cual no es el caso ya que, por cierto, como una coyuntura quiere el gobierno y la derecha hacer pasar toda una estrategia de despojo a mediado y largo plazo).

    ResponderEliminar