lunes, 30 de marzo de 2009

Reflexión...

CCTC dijo...

Manu Chao es uno de esos artistas contemporáneos que pueden ser calificados de: indeseables, de visitantes no gratos, de rebeldes, provocadores e inconformes. Y es que el señor Manu es lo que me gusta llamar un generador de conciencia, personajes como él y nombraría como otro ejemplo importante a Alejandro Jodorowsky, constituyen una clase de artistas que se mueven en una muy delgada línea que los tiende a ser catalogados como polémicos y por lo tanto como sujetos de vigilancia y desconfianza para la clase elemental; al menos así lo deja ver el comunicado.

Una noticia lamentable, que pone aun más en tela de juicio la libertad que se manifiesta en la supuesta democracia en la que vive el mexicano. Es de señalar que el contexto actual es un cultivo propicio para que se manifiesten reacciones exacerbadas, se distorsionen las expresiones de reflexión o de búsqueda de la justicia. Es de lamentar que el gobierno ponga más intención en lo que tiene que decir un artista, en lugar de lo que se observa en las calles a diario.

Lamento profundamente que un artista como Manu Chao, un artista del arrabal, un perfecto ejemplo de la multiculturalidad, algunos otros lo llamarían artista de la postmodernidad, sea puesto bajo vigilancia. Sin embargo la línea del señor Manu es muy clara y arto conocida, tampoco es de sorprender una reacciona así por parte de autoridades. El arte y los sensibles al mismo constituyen un poderoso vínculo entre las sociedades, las culturas y todo aquello que sucede y que esta mal, es una comunicación estupenda y siempre polémica; se entremezcla con la política y otros temas delicados a los ojos de los grupos conservadores.

El caso de Atenco de por si es un tema ya, difícil y complicado, una injusticia a todas luces, una barbaridad y ejemplo extraordinario de la situación precaria y poco democrática en la que nos encontramos. El problema va más allá de un autoritarismo, de prácticas fascistoides o de ideologías exacerbadas, el problema se encuentra en la estima y el respeto que se puede tener entre ciudadanos, entre gobiernos y ciudadanos, entre seres humanos; hablo de esa escala de valores y moral que se encuentra muy distorsionada y depreciada. El nivel de aprecio y reflexión, respeto y civilidad se encuentra pendiendo de un delgado lazo. Personajes como Manu Chao son aquellos que ponen un poco de tensión al lazo, pero una tensión que se antoja necesaria y benévola.

Espero la situación de este artista cambie y no peligre su estancia en México, pues artistas como él son adecuados para tiempos como los que nos ocupan ahora y en este contexto.

INKEN DEAN

1:29 AM

Eliminar

2 comentarios:

  1. Estimado CCTC: Muchas Gracias por tus reflexiones. Pienso que a pesar de la importancia del blog en general para la libre expresión, carece de espacios suficientes para el diálogo, el debate, y por tanto para su propio enriquecimiento. He publicado tus reflexiones intentando fortalecer este espacio. Por favor hazme saber cualquier comentario. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Agradezco tu atención y es grato saber que mi comentario resulte útil, por nuestra parte –CCTC- también intentamos expresar nuestras ideas y colaborar en la reflexión nacional. Sin más que añadir espero éste blog continúe expresando ideas y posiciones criticas.

    Suerte y estamos en contacto.

    INKEN DEAN

    ResponderEliminar